Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Para quienes quieren innovar en cuanto a las cerraduras de su oficina y facilitar el acceso del personal o de cualquier persona que quiera entrar al lugar, les enseño cómo instalar una cerradura electromagnética, además del beneficio que les mencione con anterioridad, este mecanismo de cerraduras también les brinda mayor seguridad, puesto que es más difícil en proceso de forzado cuando tus puertas cuentan con una de estas.
Antes de la instalación.
Asesórate acerca de la mejor cerradura electromagnética que puedas adquirir, si dedicarás un buen tiempo en instalarla tú mismo, parte del dinero que te ahorrarás en contratar un cerrajero, puedes invertirlo en comprar una cerradura de calidad, de esta forma obtendrás mayores beneficios.
Así mismo, verifica que la puerta cuente con un área plana de tamaño suficiente para instalar la cerradura, las medidas que generalmente se requieren son, 10 centímetros de ancho y al menos 8, 5 de alto, en caso de que no cuentes con esta superficie necesaria, realiza una modificación, solo deberás instalar una pletina hecha con metal, para lograr loas dimensiones requeridas.
Determina el lugar más idóneo por donde instalarás el cable que accionará la puerta, ubícalo de forma tal que sea poco visible y que quede bien ajustado para que nada pueda moverlo constantemente. Instálalo, debes procurar que la punta del cable que le proveerá de corriente quede a la altura de la cerradura.
Comencemos la instalación.
La pieza principal de instalación es denominada cantonera, en esencia es la estructura base de la cerradura, la que permitirá el mecanismo de cierre, esta requiere de un espacio determinado de 10 cm de alto por 4,5 centímetros de ancho y 4,5 cm de profundidad. Ajusta la cantonera con los tornillos que posee el kit de instalación.
Deberás realizar una serie de perforaciones, estas cerraduras traen consigo una plantilla que facilita este proceso, el truco es pegar esta plantilla en la puerta y realizar las perforaciones sobre esto, en los puntos específicamente marcados.
Introduce el cilindro con el respectivo anillo en el orificio que la puerta contiene para este, como no se trata de una puerta sin cerradura, sino que estás haciendo un cambio de la ya existente, no tendrás necesidad de abrir el hueco para el cilindro. Ajusta los tornillos correspondientes, para que el cilindro quede fijo.
El paso que vendrá a continuación tiene que ver con el cable, toma la punta de este y sepáralo en dos extremos, luego procederás a dejar un trozo del cobre que este contiene en su interior al descubierto, aproximadamente un centímetro.
Toma la cerradura y ábrela, en este momento procederemos a conectar los cables, pero antes deberás instalarla en el espacio determinado para esto, recuerda que anteriormente realizamos unas perforaciones, en estas introducirás los tornillos que sujetarán la cerradura.
La cerradura contiene unas aberturas especiales para introducir el cable que permitirá su funcionamiento, hazlo, y procede a ajustar los cable, en la cerradura debe haber unos tornillos que facilitarán la conexión, aflójalos, introduce las terminaciones del cable y vuelve a ajustarlos.
Comprueba que los tornillos estén bien ajustados y que las terminaciones de los cables no queden flojas.
Ahora deberás colocar la tapa superior de la cerradura, el procedimiento es muy simple, ajusta los tonillos que posee para este fin.
Para finalizar deberás instalar el interruptor, ubícalo en un lugar cercano a un punto que provea la corriente necesaria. Este paso es sencillo, perfora los orificios en la pared, instala las terminaciones de interruptor y de la puerta y atornilla.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies